Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

El Algarrobo Abuelo

Monumento Histórico Provincial
< notas

El Algarrobo Abuelo

Árbol corpulento, cuyo fruto es una vaina con semillas llamada algarroba Este árbol de más de 800 años de vida, pertenece a la especie llamada "Prosopis Chilensis", variedad del algarrobo blanco. El origen de su veneración encuentra sus raíces en un árbol Tótem vinculado al culto solar "cuadratura cósmica" de los cultos agrarios precolombinos relacionados con la fertilidad.

Este árbol de más de 800 años de vida, pertenece a la especie llamada "Prosopis Chilensis", variedad del algarrobo blanco. El origen de su veneración encuentra sus raíces en un árbol Tótem vinculado al culto solar "cuadratura cósmica" de los cultos agrarios precolombinos relacionados con la fertilidad.

Este lugar sagrado para los aborígenes estaba rodeado de morteros de piedra poco profundos, llamados "conanas" y que tenían diferentes tamaños. Se cree que la ubicación indicaba la posición planetaria -"estaciones"-, por ser el paraje zona de cultivo, cosa imposible sin este calendario.

A partir del asentamiento de los Agüero, familia de origen hispano (hace más de 200 años), se constituyó en el "árbol familiar", una especie de culto panteísta del antiguo Cuyo; un árbol que no sólo daba sombras sino canto de pájaros e historias, leyendas y referencias de los lugareños, un lugar para múltiples ceremonias. Aquí llegaron... Acá nacieron... De aquí partieron... Fue templo, corral, posta, patio de bailes en las fiestas familiares, plaza de armas de las tropas del Chacho Peñalosa, lugar de meditación y promesas de amor... En la actualidad es un centro de encuentro de gran energía para quienes buscan ciertos conocimientos. Su gloria actual no se debe solamente a su tamaño ni antigüedad, sino también a la obra del máximo poeta puntano ANTONIO ESTEBAN AGÜERO por su "Cantata del Algarrobo Abuelo".



El Algarrobo Abuelo El Algarrobo Abuelo El Algarrobo Abuelo El Algarrobo Abuelo El Algarrobo Abuelo


Fuente:   REVISTA CAMIARE N° 15 
Back To Top